Octavo mandamiento: te lo prometo, no cuento cerillas

Si se cae una caja de cerillas a mi lado, no pienses que sé cuántas hay, no tengo ni idea, igual que tú, NO cuento cerillas, NO sé hacer sumas infinitas. Y si me preguntas qué día será el 22 de abril del 2089 sin mirar un calendario, tendré las mismas posibilidades de...

Hoy

Ves estrellas en la pared del salón, pero yo hoy no consigo verlas. Tú entiendes que los marcos de fotos no pueden estar de pie y los tiras siempre llevándolos a esta posición. Seguramente alguna razón tendrás. Sin embargo, yo no puedo entender que motivos tienes. Hoy...

Séptimo mandamiento: no vengas con milagros

Los milagros con el autismo son fáciles de decir, pero sólo los poco inteligentes lo hacen. Decir que haga una dieta alta en hierro porque has oído a tu vecina de en frente que eso le funcionó a un sobrino del conserje de su trabajo, es una broma de mal gusto para mí...

Ella abrió el camino

Ella abrió el camino. Ella fue la que nos contó cómo se llaman unas tarjetas con un dibujo: pictogramas. Ella cogió a nuestro hijo de la mano siendo muy pequeño y le llevó al mundo de la comunicación diferente. Las tardes que venía a casa se inundaban de ¡¡¡UN BIEN...

Sexto mandamiento: no mentirás

¡No me mientas! Al igual que a otro niño, no me hagas promesas que no vayas a cumplir. No te protejas con el paraguas de “como no se entera”, porque repito, no conoces lo que comprendo y lo que no comprendo. Haz conmigo lo mismo que harías con cualquier otro niño. Si...

Hasta siempre

Se acabó el año, pero no se acaban mis ganas de cruzar ríos llenos de esperanzas. No se acaban las que me llevan a ser igual que tú; a tener las mismas oportunidades que tus hijos, ni más ni menos sólo las mismas. Se terminan los días largos pero pronto volverá el sol...

Quinto mandamiento: cuida de mis padres

Te lo pido desde el cariño más absoluto, ellos también están subiendo el Everest conmigo y muchas veces no llevan oxígeno y su ropa no está preparada para temperaturas tan bajas. Sus estados anímicos, aunque tú los veas bien, son muy variables. Son personas que...

Ay ¡¡¡Qué pena!!!

Cuando los padres de un hijo con autismo hablamos de ello y contamos las cosas tan feas con las que convivimos a diario, caminamos por una línea muy delgada. La línea de “dar pena”. La línea que si la traspasas, y es fácil hacerlo hablando de tu hijo con autismo,...

Cuarto mandamiento: intégrame por favor

No solo es montañero el que sube el Everest, también lo es aquel que va todos los domingos a la montaña y simplemente camina por ella. Por eso, para integrarme no es necesario que hagas 23 maratones con una camiseta que ponga Reflexiones de una persona con autismo o...

Los Superhéroes

Te voy a contar un cuento de superhéroes. En mi mundo Spiderman dispara chuches y la Masa me coge para que pueda saltar ese bordillo que yo solo no puedo. Ellos en mi mundo no disparan rayos láser, pero sí risas y abrazos. Cada día, ellos se levantan convencidos de...

Blog Reflexiones de un AutistaEn el barrio del autismo hay una avenida por la que los padres que tenemos niños con autismo no deberíamos caminar nunca. Se llama la Avenida del NO PODRÁ. No deberíamos ir a esta calle ni para ver escaparates. Ahora, como somos humanos, a veces sin saber cómo ni porqué terminamos en ella.

Madre y padre, con este blog quiero acompañarte, para que cuando mires hacia atrás encuentres un apoyo. No sé más ni menos que tú, solamente que llevo ya años caminando por él. Espero que mi experiencia te resulte útil.

Profesionales que dedicáis vuestra vida y conocimientos al autismo, tengo un hijo de 7 años diagnosticado de TEA no verbal. Mi convivencia y experiencias con Lucas, tus aportaciones sobre el autismo y el contacto con otros profesionales pueden ayudarnos a avanzar.

Sociedad, espero que a través de este blog puedas entender que el autismo es solo una manera diferente de pensar. Caminemos juntos y hagamos que el barrio del autismo sea cada día un poco mejor.

Hoy

Hoy

Ves estrellas en la pared del salón, pero yo hoy no consigo verlas.

Tú entiendes que los marcos de fotos no pueden estar de pie y los tiras siempre llevándolos a esta posición. Seguramente alguna razón tendrás. Sin embargo, yo no puedo entender que motivos tienes.

Hoy te veo sentado en el sillón tapándote los oídos, y me gustaría saber qué piensas. Pero hoy no llego ni acercarme a tus pensamientos. Hoy de nuevo no quieres que estemos cerca y huyes de mis besos y abrazos. Y no me digas que te pincha la barba que me he dejado, pues antes también picaba.

Hoy me cuesta mucho entender tu mundo.

Hijo, hoy no puedo seguirte en tus carreras sin sentido y no puedo levantarte porque has decidido no ponerte los zapatos. En el baño, cuando derramas el agua, estás derramando mi paciencia. Tu ritmo, hoy no es el mío.

Hoy no puedo entender como repites y repites siempre lo mismo; ni como rompes el vaso de cristal y derramas el arroz por la cocina; ni porqué te quitas la ropa una y mil veces.

Hoy no llego a entender tus saltos sin sentido encima de las camas ni porqué enciendes todas las luces de la casa y abres todas las puertas. Hoy me rompes por dentro y llevas al límite mi capacidad de amarte.

Hoy el día se me está haciendo muy largo y mis pies pesan más de lo normal. Hoy mi capacidad de enseñarte está a cero y no consigo llenar el tarro del amor incondicional. Me cuesta mucho hoy no gritarte y la desesperanza está llamando al timbre para que salga a dar un paseo con ella por el parque

Pero hoy, ¡hoy no voy a abandonar! NI hoy ni nunca. NO dejaré que tu mundo infranqueable pueda conmigo y con mi fuerza de voluntad. Además del amor que te tengo por ser hijo mío, la vida me ha puesto un gran reto: llegar hasta mi hijo que es una persona con autismo.

Tienes que entender que a veces me fallen las fuerzas, pero eso jamás significará que arroje la toalla. Jamás dejaré de intentarlo. Cada vez que huyas de mis besos, multiplicaré los mismos por mil. Cada vez que enciendas las luces, las apagaré mil veces. Cada vez que abras las puertas, estaré yo ahí para cerrarlas.

Pero sobre todo, por cada día que haya como hoy, en el que las fuerzas flaquean, habrá 1000 días de dar lo mejor de mí para llamar a las puertas de tu mundo.

No lo dudes. Voy a luchar hasta el final.

¡Hijo! vamos a conseguirlo. Y cuando abras esas puertas que tanto pesan, estaré sonriendo y te abrazaré; ese día no correrás, simplemente dejarás que el abrazo dure más de lo normal.

¡Lo lograremos juntos!

-Reflexiones de una persona con autismo.

 


Fotografía: David Martín

 

Segundo mandamiento: háblame como un niño normal

Por favor, no hables como si no estuviera. El concepto “da igual no entiende” solamente existe en tu cabeza. ¿Sabes por qué? Porque realmente no sabes lo que entiendo o no entiendo. Una cosa es que no hable y otra cosa es que no esté entendiendo lo que dices. Por eso...

Sólo quería agua

La tarde era apacible y la mar estaba en calma. Sinceramente no sé cómo pasó. Vi unas nubes grises en el horizonte, muy grises, que se tornaban negras a medida que íbamos hacia ellas o ellas hacia nosotros. El caso es que el siguiente recuerdo que tengo es una...

Primer mandamiento: trátame como a un niño normal

Esto es básico para mí. Cuando te acerques a mí, hazlo como si te acercaras a un niño “normal” o lo que para ti es un niño normal. Intenta bajar tu voz e intenta que no te moleste si no me puedes tocar. Tenemos hipersensibilidad. Imagina que por un momento te llegaran...

Brindamos por unas Navidades Blancas

Brindamos por aquellos que hacen de la dificultad una oportunidad para la mejora. Brindamos por gente que se ríe cuando da los buenos días. Pero no lo hacemos, por aquel que tiene para un móvil caro y no tiene para dar 20 pavos a una ONG; ni por la carrera en la media...

Mamá, hoy papá está triste

NO sé qué le pasa, pero le noto triste. Sus cosquillas no huelen igual que siempre y su cara está cansada. Yo sé que tratar conmigo no es fácil, pero tienes que decirle que cuando rompo algo no es esa mi intención. Yo no veo las cosas como vosotros. Para mí la cortina...

El cincuenta por ciento

¿Te imaginas que de cada dos veces que te fueras a tomar un refresco, una de ellas estuviera tan caliente que pudieras echarle fideos? ¿Que cada dos veces que encargaras una paella para comer con tu familia, una de ellas, la paella no tuviera arroz? ¿Cómo te sentirías...

Tú a mí no me quieres

No me quieres, cuando mi diferencia resulta la solución a las bromas que haces porque no eres una persona graciosa. Tú a mí no me quieres, cuando en el trabajo para dirigirte a una persona introvertida, te diriges a él con el calificativo de “puto autista”. No me...

Inasequible al desaliento

Tenemos a una gran amiga que se llama Ana Navarro y, dicho sea de paso a la que queremos mucho, que fue a la primera y quizás única persona que un día en una buena sobremesa y después de haber degustado unos caldos, dijo una frase que se ha quedado entre una de mis...

Razones para amar a un niño con autismo

La primera y por ser la primera la más sencilla, la más obvia, la que llega desde lo simple de la evolución humana; de simple que es, es verdadera, inamovible y lleva así desde el inicio de los tiempos de cualquier especie: le vas amar porque es tu hijo. Y les vas a...

Construye nuevas expectativas y sé feliz

Cuando las cosas no ocurren como esperas aparece la maldita frustración. Con los hijos esto suele suceder muy a menudo. Primero, porque solemos poner nuestras expectativas fuera de la realidad y segundo, porque tenemos muchas. Cuando aparece en tu vida el diagnóstico...

Comentarios recientes

Categorías

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728