Tú a mí no me quieres

No me quieres, cuando mi diferencia resulta la solución a las bromas que haces porque no eres una persona graciosa. Tú a mí no me quieres, cuando en el trabajo para dirigirte a una persona introvertida, te diriges a él con el calificativo de “puto autista”. No me...

Inasequible al desaliento

Tenemos a una gran amiga que se llama Ana Navarro y, dicho sea de paso a la que queremos mucho, que fue a la primera y quizás única persona que un día en una buena sobremesa y después de haber degustado unos caldos, dijo una frase que se ha quedado entre una de mis...

Razones para amar a un niño con autismo

La primera y por ser la primera la más sencilla, la más obvia, la que llega desde lo simple de la evolución humana; de simple que es, es verdadera, inamovible y lleva así desde el inicio de los tiempos de cualquier especie: le vas amar porque es tu hijo. Y les vas a...

Construye nuevas expectativas y sé feliz

Cuando las cosas no ocurren como esperas aparece la maldita frustración. Con los hijos esto suele suceder muy a menudo. Primero, porque solemos poner nuestras expectativas fuera de la realidad y segundo, porque tenemos muchas. Cuando aparece en tu vida el diagnóstico...

Trae ladrillos para construir rascacielos

¿Cómo gestionar mi cariño ante dos hijos míos que lo necesitan? ¿Cómo parto mi atención para uno que la necesita más que el comer y para el otro que no le sobra? ¿Cómo tiro adelante con mi conciencia llena de incertidumbre ante un futuro, que sé que no es bueno...

¿Por qué tienes que salir?

A medida que pasan los años, cada vez se nos hace un poquito más complicado hacer determinadas cosas que antes hacíamos en familia con total normalidad y alegría. Hoy en día, esas cosas, se han convertido en tediosas, en un camino lleno de piedras por el que vas...

La Constitución española de 1978

Título I. De los derechos y deberes fundamentales Capítulo segundo. Derechos y libertades Sección 1. ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas Artículo 27 1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza. 2. La...

Ahora mueves tú

MOVIMIENTOS DE UNA DE LAS PARTIDAS DE AJEDREZ MÁS BELLAS DE LA HISTORIA DE ESTE DEPORTE 1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Ae3 Ag7 5.Dd2 c6 6.f3 b5 7.Cge2 Cbd7 8.Ah6 Axh6 9.Dxh6 Ab7 10.a3 e5 11.O-O-O De7 12.Rb1 a6 13.Cc1 O-O-O 14.Cb3 exd4 15.Txd4 c5 16.Td1 Cb6 17.g3 Rb8...

Mamá, no llores, yo estoy bien

Sé que cada día que sales por esa puerta, la sociedad te recuerda que soy diferente, que soy “peor” que el resto… pero, por favor mamá, no pienses así. Muchas veces la sociedad no hace nada y eso sólo existe en tu mente. Piensa que a veces tú eres parte de esa...

Blog Reflexiones de un AutistaEn el barrio del autismo hay una avenida por la que los padres que tenemos niños con autismo no deberíamos caminar nunca. Se llama la Avenida del NO PODRÁ. No deberíamos ir a esta calle ni para ver escaparates. Ahora, como somos humanos, a veces sin saber cómo ni porqué terminamos en ella.

Madre y padre, con este blog quiero acompañarte, para que cuando mires hacia atrás encuentres un apoyo. No sé más ni menos que tú, solamente que llevo ya años caminando por él. Espero que mi experiencia te resulte útil.

Profesionales que dedicáis vuestra vida y conocimientos al autismo, tengo un hijo de 7 años diagnosticado de TEA no verbal. Mi convivencia y experiencias con Lucas, tus aportaciones sobre el autismo y el contacto con otros profesionales pueden ayudarnos a avanzar.

Sociedad, espero que a través de este blog puedas entender que el autismo es solo una manera diferente de pensar. Caminemos juntos y hagamos que el barrio del autismo sea cada día un poco mejor.

Tú a mí no me quieres

Tú a mí no me quieres

No me quieres, cuando mi diferencia resulta la solución a las bromas que haces porque no eres una persona graciosa.

Tú a mí no me quieres, cuando en el trabajo para dirigirte a una persona introvertida, te diriges a él con el calificativo de “puto autista”.

No me quieres, cuando te pones hecho un energúmeno en el parque porque me he colado en el tobogán y, aún sabiendo que soy diferente, haces aspavientos como si te hubiera robado el reloj y la cartera.

No es querer, cuando por no saber que decir te cambias de acera y llegas a casa con la excusa barata: “me he tenido que cambiar de acera porque estaba el padre del autista con el niño y de verdad que no sé que hacer”.

Para no quererme sólo tienes cosas tan sencillas como: no intentar comunicarte, no saludarme, no abrazarme o asustarte si voy hacia ti.

Es más fácil no quererme que quererme. Estás acostumbrado a querer de una manera determinada y así no puedes hacerlo conmigo. Y no me quieres cuando ni siquiera lo intentas por el esfuerzo que te cuesta.

Tú a mí no me quieres si no me ayudas a comunicarme, si me gritas o me llevas a sitios donde hay mucho ruido.

No me quieres demasiado si intentas llegar hasta mí por los mismos caminos que llegas al resto y no eres capaz de crear nuevos puentes de acercamiento hasta mí.

No quererme es tan sencillo como decir: no me quedo con él porque me supera. ¡Pues claro! o te crees que todo el que se queda conmigo es capaz de controlarme. Solamente son más valientes que tú.

Es más fácil ir al parque con un niño que no sea autista: no se comerá la tierra, ni saldrá corriendo para notar el viento en su cara. Pero si eliges no llevarme nunca al parque por estos motivos, es que no me quieres.

Si no me llevas al parque, si no me das chuches, si no me das un beso que yo esquivo, si no entiendes a mi familia o si llamas a mi hermano Hugo el “hermano del autista”, demuestras que no me quieres.

Y piénsalo bien, si no me quieres, no te estás queriendo tú. Porque yo soy agua limpia. Yo jamás te pediré nada. Nunca te echaré en cara que no traes un regalo cuando vengas a verme. NO te diré jamás que no me puedo poner al teléfono. Nunca me enfadaré si las chuches no están blandas o si el helado es de vainilla y no de chocolate.

Debes pensarlo bien y llegar al convencimiento de que quererme a mí al final es más fácil que querer a cualquier otra persona. NO por mi debilidad o mi diferencia, pues eso sería misericordia o compasión; yo vuelo más alto, quiero tu cariño, quiero tu adaptación.

El quererme te va a ocasionar trabajo para encontrar el camino y un cambio de enfoque porque yo soy de otra manera. Pero nunca tan poco trabajo tuvo tanta recompensa.

Querer a una persona con autismo requiere un esfuerzo, pero cuando lo hagas, comprobarás que merece la pena.

Date prisa te estoy esperando para quererme.

-Reflexiones de un autista.

 


Fotografía: David Martín

 

Tú a mí no me quieres

No me quieres, cuando mi diferencia resulta la solución a las bromas que haces porque no eres una persona graciosa. Tú a mí no me quieres, cuando en el trabajo para dirigirte a una persona introvertida, te diriges a él con el calificativo de “puto autista”. No me...

Inasequible al desaliento

Tenemos a una gran amiga que se llama Ana Navarro y, dicho sea de paso a la que queremos mucho, que fue a la primera y quizás única persona que un día en una buena sobremesa y después de haber degustado unos caldos, dijo una frase que se ha quedado entre una de mis...

Razones para amar a un niño con autismo

La primera y por ser la primera la más sencilla, la más obvia, la que llega desde lo simple de la evolución humana; de simple que es, es verdadera, inamovible y lleva así desde el inicio de los tiempos de cualquier especie: le vas amar porque es tu hijo. Y les vas a...

Construye nuevas expectativas y sé feliz

Cuando las cosas no ocurren como esperas aparece la maldita frustración. Con los hijos esto suele suceder muy a menudo. Primero, porque solemos poner nuestras expectativas fuera de la realidad y segundo, porque tenemos muchas. Cuando aparece en tu vida el diagnóstico...

Trae ladrillos para construir rascacielos

¿Cómo gestionar mi cariño ante dos hijos míos que lo necesitan? ¿Cómo parto mi atención para uno que la necesita más que el comer y para el otro que no le sobra? ¿Cómo tiro adelante con mi conciencia llena de incertidumbre ante un futuro, que sé que no es bueno...

¿Por qué tienes que salir?

A medida que pasan los años, cada vez se nos hace un poquito más complicado hacer determinadas cosas que antes hacíamos en familia con total normalidad y alegría. Hoy en día, esas cosas, se han convertido en tediosas, en un camino lleno de piedras por el que vas...

La Constitución española de 1978

Título I. De los derechos y deberes fundamentales Capítulo segundo. Derechos y libertades Sección 1. ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas Artículo 27 1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza. 2. La...

Ahora mueves tú

MOVIMIENTOS DE UNA DE LAS PARTIDAS DE AJEDREZ MÁS BELLAS DE LA HISTORIA DE ESTE DEPORTE 1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Ae3 Ag7 5.Dd2 c6 6.f3 b5 7.Cge2 Cbd7 8.Ah6 Axh6 9.Dxh6 Ab7 10.a3 e5 11.O-O-O De7 12.Rb1 a6 13.Cc1 O-O-O 14.Cb3 exd4 15.Txd4 c5 16.Td1 Cb6 17.g3 Rb8...

Mamá, no llores, yo estoy bien

Sé que cada día que sales por esa puerta, la sociedad te recuerda que soy diferente, que soy “peor” que el resto… pero, por favor mamá, no pienses así. Muchas veces la sociedad no hace nada y eso sólo existe en tu mente. Piensa que a veces tú eres parte de esa...

La cárcel del silencio

Hijo, hace ya años que te condenaron a estar detrás de esos malditos barrotes que sólo dejan pasar aire caliente y pájaros muertos. Estoy cansado de las visitas a esa maldita cárcel donde nadie dice nada. Estoy cansado de poner mi mano sobre la tuya en un cristal...

El tren del autismo

Mi querida amiga y compañera de viaje, nunca sabíamos que el tren que íbamos a coger nos iba a llevar a un sitio tan oscuro. Jamás pensábamos que la vida, cuando lanza su moneda al aire, es tan tramposa que tiene dos cruces y nosotros habíamos dicho cara. Todavía me...